domingo, 22 de abril de 2012

ALAIN DELON Y MIRELILLE DARC



Bellos y jóvenes, fueron la pareja más observada por los franceses en la década del 70. Alain delon y Mireille Darc, se conocen durante el rodaje de la película “Jeff” de Jean Herman. Delon ya era un actor consagrado más allá de su belleza y estaba casado con la madre de su primer hijo, Natalie Delon pero se unió a Darc al año siguiente y compartieron una vida de éxito, películas y glamour durante más de 15 años. 

Como pareja, compartieron cartel en otros cuatro films. Ya maduros, el show business los había reunido hace algunos años para unos capítulos en una serie de televisión. Cuando estaba por cumplir su séptima década, las novedades sobre Delon no eran esperanzadoras. Deprimido, el otrora galán penaba el abandono de su última esposa recluido en su mansión suiza y sólo coqueteaba con el suicidio: “Lo difícil es no hacerlo”, asustaba en las entrevistas y suplicaba a las mujeres que no dejaran de amarlo. 

Su intento de ser un hombre de familia había quedado trunco cuando la modelo holandesa Rosalie van Breemen lo dejó por un empresario millonario en 2002 y se llevó a los dos hijos que habían tenido en más de una década de matrimonio. Para Darc, la tristeza había llegado con la separación del sex symbol a principios de la década del 80, que ella califica de “catastrófica”. 

Una operación a corazón abierto y un accidente automovilístico que casi la matan completaron el panorama que la mantuvo fuera de la pantalla grande, pero todavía vigente gracias a apariciones en teatro y televisión. Estabilizada y en pareja, el año pasado publicó una autobiografía en la que no dudó en hablar de Delon como uno de los amores de su vida. A él, su compañía y el proyecto común parecen haberlo alejado del suicidio y la depresión. En otro tiempo el actor ya había asegurado: “Todo lo que soy –si es que soy algo– se lo debo a las mujeres que he amado y que me han amado apasionadamente”. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada