sábado, 28 de abril de 2012

GRACE KELLY Y RAINIERO DE MÓNACO



Fue el cuento de hadas de los años cincuenta, y Grace Kelly, de acuerdo con su nombre y promesa, realizó su papel más importante con dignidad y estilo por casi tres décadas hasta su fatal accidente automovilístico, en 1982.

Todo comenzó en mayo de 1955 cuando Grace, en el sur de Francia para asistir al Festival de Cannes aceptó posar en una foto de equipo para el París Match con su serena majestad príncipe Rainiero III de Mónaco. Nunca antes se habían visto, aunque Grace visitó el palacio durante la realización de la cinta de Alfred Hitchcock “como atrapar a un ladrón” un año antes.

La estrella de cine de 26 años llegó tarde. El príncipe, que había cumplido 32 años unos días antes, llegó aún más tarde. La foto del equipo completo tomó 45 minutos. Mientras que el fotógrafo grababa el cuento, el rechoncho y bigotón príncipe escoltó a la serena bellaza, nacida en Filadelfia a través de los jardines y de su pequeño y exótico zoológico.

Rainiero que sucedió a su abuelo en 1949 había terminado su largo y serio romance con la actriz francesa Gisele Pascal. Según informes, ellos rompieron porque ella era incapaz de tener hijos y producir un heredero (aunque más tarde se casó y desafió a la naturaleza teniendo un hijo). El matrimonio y los bebés pesaban mucho en la mente de Rainiero. Un tratado de 1918 entre Mónaco y Francia estipulaba que Mónaco sería reconocido como un principado independiente mientras el trono estuviera ocupado, de otra manera el país se reintegraría a Francia. La hermana de Rainiero, la princesa Antoniette, había renunciado a reclamar el trono. Por lo que tanto era sólo responsabilidad del príncipe el producir un heredero. Era improbable que el príncipe y la estrella de cine se vieran de nuevo. En el otoño ella se dirgía a Ashville, Carolina del Norte, donde iniciarían el rodaje de “El cisne”, irónicamente la historia de una chica noble cuya madre quería que se casará con un príncipe. Pero Cúpido fue servido unos cuantos meses antes por el padre Francis Tucker, un antiguo capellán de una iglesia de Filadelfia, quien estaba asignado por el Vaticano en la capilla de St. Charles en Mónaco.

Durante los días que siguieron Rainiero y Grace se vieron constantemente en Filadelfia y en Nueva York. Y quizás en el amplio departamento de Grace en la Quinta Avenida, Rainiero pidió su mano.

A LAS 9:30, a.m. del 19 de abril, diplomáticos, jefes de Estado, estrellas de cine y socialités, que incluyeron a Ag Khan, Cary Grant, A Gardner, David Niven, Gloria Swanson y Aristóteles Onasis – los hombres se vistieron con corbatas blancas y uniformados -, estuvieron entre la multitud de 600 personas que llenó la catedral de St. Nicholas para presenciar la cinemática ceremonia con una misa de tres ministros conducida por el obispo de Mónaco monseñor Pilles Barthe. El altar estaba rebosante de lilas blancas, hortensias y lirios y de los candiles colgaban canastas llenas de bocas de dragón. La ceremonia fue presenciada por 600 invitados y más de 30 millones por televisión.


Después de partir el pastel de bodas con la espada de Rainiero abordaron el Deo Jurante II para su crucero de luna de miel, parando primero en Villafrancia, y luego se dirigieron a España y Córcega. Ella trató de ser una buena marinera, pero frecuentemente se mareaba.

Nueve meses después, la princesa Grace produjo, por parto natural, una hija, la princesa Carolina Luisa Margarita, el 23 de enero de 1957. El príncipe Alberto Luis Pierre, quien sería el sucesor al trono, nació al año siguiente, el 14 de marzo. La pareja tuvo después una segunda hija, la princesa Stephanie Marie Elisabeth, el primero de febrero de 1965.
El 13 de septiembre de 1982 fue un día fatídico para Mónaco y su Familia Real. Grace y su hija menor, Estefanía, venían de su casa de campo en Roc Agel, cerca de la frontera francesa, hacia Mónaco, cuando la Princesa sufrió un ataque cardiaco que ocasionó que el coche se volcara. Sufrió serias heridas y aunque llegó viva al hospital, no lograron salvarla. 

Mucho se comentó que Estefanía era quien manejaba cuando sufrieron el accidente, aunque nunca pudo confirmarse. 

El 18 de septiembre Grace fue enterrada en la cripta de los Grimaldi. Rainiero se veía desencajado, con la mirada perdida. Más de 400 personas estuvieron en el funeral, entre ellos muchos jefes de estado, el actor Cary Grant y la Princesa Diana, representando a la familia real británica
 .

No hay comentarios:

Publicar un comentario