miércoles, 15 de mayo de 2013

GLENN MILLER Y HELEN BURGER


Glenn Miller representa a la perfección el espíritu de los estadounidenses: un tipo sencillo que a base de esfuerzo y de originalidad consiguió llegar a ser el número uno. Como además murió joven y de forma dramática luchando por su patria, conjuga la categoría de mito con la de héroe. Pero lo más importante es que su discografía es todo un patrimonio musical de primer orden.
Al músico le gustaba mucho leer y asistir al cine. Sus estrellas favoritas eran Spencer Tracy y Olivia de Havilland. Disfrutaba pescar truchas, jugar beisbol, escuchar buena música, ganar dinero y dormir. Debido a sus horarios de trabajo, acostumbraba hacerlo de las cuatro de la madrugada al mediodía y odiaba que lo llamaran por teléfono antes de esa hora.
Glenn y su esposa Helen adoptaron a un niño, Stephen y durante la guerra les concedieron la adopción de una niña, Jonnie Dee, pero el músico nunca pudo conocer a su hija.
A petición popular, sus herederos autorizaron la creación de la actual Orquesta de Glenn Miller en 1956. La banda de 19 músicos continúa tocando sus canciones y arreglos originales, así como una selección de canciones más actuales, cuidadosamente elegidas, las cuales han sido arregladas al estilo de su fundador.
Glenn Miller fue introducido al Salón de la Fama de las Grandes Bandas y Jazz de los Estados Unidos en 1978 y apareció en un sello postal de la serie conmemorativa “Leyendas de la Música Americana” que fue lanzada en 1996 para celebrar a los directores de las grandes bandas, junto con Tommy y Jimmy Dorsey, Count Basie y Benny Goodman películas, siendo la más reciente “El Aviador”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario