miércoles, 29 de mayo de 2013

JACQUELINE KENNEDY ONASSIS Y MAURICE TEMPELSMAN

El último amor.

Jacqueline Lee Bouvier Kennedy Onassis  fue la esposa del presidente John F. Kennedy de 1953 a 1963 y era conocida como Jacqueline Kennedy o Jackie Kennedy. Fue la primera dama de los Estados Unidos de 1961 y hasta el asesinato de su esposo en 1963. A partir de 1968 y hasta la muerte de él, en 1975, estuvo casada con Aristóteles Onassis y fue conocida como Jacqueline OnassisJackie Onassis o más informal como Jackie O.


Si bien estaba comprometida con el corredor de bolsa John Husted Jr. (se tendrían que haber casado en junio de 1952), terminó esa relación por su credulidad en el amor, aunque su madre, le advirtió no casarse con el político, el senador John F. Kennedy, una de las estrellas del Partido Demócrata, con quien se casó el 12 de septiembre de 1953 en Newport, Rhode Island. Jackie (como se le llamaba) conoció a John cuando trabajaba como reportera en un prestigioso semanario de Nueva York. La atracción fue mutua y pronto establecieron un romance. El matrimonio fue un acontecimiento muy glamuroso de la alta sociedad norteamericana.
El matrimonio tuvo cuatro hijos: Arabella (falleció antes de nacer, 1956), Caroline Bouvier KennedyJohn Fitzgerald Kennedy Jr., y Patrick Bouvier Kennedy (nació y murió en agosto de 1963). Su matrimonió pasó por dificultades ya que se acusaba a su esposo de ser un mujeriego y de tener una mala salud.
Mantuvo una estrecha relación con su suegro, que vio en ella a la perfecta Primera Dama. Jacqueline mantuvo también buenas relaciones con su cuñado Robert. Sin embargo, no tenía el carácter competitivo, deportivo y, a veces, abrasivo del clan Kennedy. Era mucho más tranquila y reservada. Una vez fallecido su esposo, Jacquie se desvinculó rápidamente del clan.
El 20 de octubre de 1968 se casó con el armador griego Aristóteles Onassis. Cuando su cuñado Robert F. Kennedy fue asesinado meses antes, Jacqueline creyó que los Kennedy sufrían una persecución y que tanto ella como sus hijos debían abandonar los Estados Unidos.
El matrimonio con Onassis cobraba sentido: él tenía el dinero y el poder suficientes para darle el status y la protección que buscaba; ella tenía el estatus social que él necesitaba. Onassis finalizó un sonado romance con la diva María Callas para poder casarse con Jackie. La boda se celebró en la isla privada de Skorpios.
El matrimonio no fue por amor. Las relaciones con los hijos de Onassis fueron tortuosas y Jackie al poco tiempo de casada, dio rienda suelta a una serie de gustos extravagantes que su afligido marido tenía que satisfacer a costa de grandes sumas de dinero en recursos malgastados y dedicación extra de sus empleados.
La pareja pasaba poco tiempo junta. Mientras Onassis viajaba con Carolina y John (el hijo de Onassis, Alejandro Onassis, había introducido a John en el mundo de la aviación), a Jackie se la vio rara vez en compañía de su hijastra Christina Onassis, que finalmente terminó rechazándola.
Al cabo de unos años la relación se deterioró completamente y Onassis, ya hastiado, decidió que era tiempo de desembarazarse de su costosa esposa, que pasaba la mayor parte de su tiempo viajando y comprando, y empezó a tramitar su divorcio mientras intentaba reconquistar nuevamente a María Callas. Mientras estaban tramitando aún el divorcio, Onassis murió el 15 de marzo de 1975, dejando una gran herencia a Jackie y desencadenando un litigio con Christina Onassis.
Pasó los últimos años de su vida junto a Maurice Tempelsman, un industrial belga, comerciante de diamantes. En 1994 se le diagnosticó un linfoma, un tipo de cáncer que estaba en avanzado estado de desarrollo. Murió en su apartamento de la Quinta Avenida de Nueva York, el 19 de mayo de ese mismo año a la edad de 64 años. En su memoria, la gran reserva de agua del Central Park fue nombrada "Jacqueline Kennedy Reservoir".
Su funeral fue televisado en todos los Estados Unidos. Está enterrada junto a su primer esposo, el presidente Kennedy. La ceremonia, aunque tenía carácter privado, contó con intervenciones de personajes como el presidente Bill Clinton

3 comentarios:

  1. Creo que este romance es de los más controvertidos que ha habido, en Callas Forever eso y el personaje de Larry Kelly fueron lo que más me gustó, creo que es una historia muy dramática la de María Callas.

    ResponderEliminar
  2. PAZ EN LA TUMBA DE ESTA PAREJA QUE SE ACERCÓ MUCHISIMO A SER UNA MONARQUIA AMERICANA.

    ResponderEliminar
  3. PAZ EN LA TUMBA DE ESTA PAREJA QUE SE ACERCÓ MUCHISIMO A SER UNA MONARQUIA AMERICANA.

    ResponderEliminar