miércoles, 15 de mayo de 2013

SANDRO Y OLGA GARAVENTA


OLGA LA MUJER QUE LO ACOMPAÑÓ HASTA EL FINAL

"Un amor de esos que vienen sin aviso". Así describió Sandro su historia con María Olga Garaventa, en una entrevista que concedió a la Revista La Nación  a fines de 2007.
Fue en 2004, cuando el "Gitano" descubrió un sentimiento especial por la sobrina y secretaria de su representante, Aldo Aresi. "Yo llamaba por teléfono y me pasaba con Aldo, obvio. Estuvo trece años ahí y yo la miraba sin verla… Pero una tarde la vi", había relatado Sandro.
"Fue un beso en la mejilla, despidiéndome, porque íbamos para Rosario. Ese beso y se iluminó todo. Yo viajaba, y no podía ni hablar. Decía: «¿Qué es esto?, ¿estoy loco? » Y pensaba: «Tengo cerca de 60, familia formada... »". Es que Sandro estaba hacía 15 años en pareja con María Elena Fresta, una relación a la que puso fin para comenzar una nueva historia de amor, con Olga, una mujer diez años menor.
Para Sandro, ese viaje a Rosario fue clave para su futuro. "Yo iba en el auto y no podía pensar, estaba confundido... Entonces, abro el celular y la llamo, y le digo: «Tengo un beso encadenado entre mis labios... y la llave de ese beso está en tu boca». Ella pensó: «Se equivocó, se lo habrá querido decir a su mujer...». Al rato vuelvo a llamar y le digo: «Eso que dije ¡es para vos! » Pasaron los días, unas llamadas telefónicas, hasta que, bueno, pasó lo que pasó."
Las palabras del "Gitano" son las que mejor narran la historia.
Sandro y Olga contrajeron matrimonio en 2007, luego de tres años de relación, a través de una ceremonia civil y otra religiosa, ambas celebradas en la mítica casona del cantante, ubicada en Banfield. El Gitano recordó haber estado "felicísimo" en ambas ocasiones.
Desde entonces, Olga fue incondicional a Sandro, y lo acompañó   en los altibajos de su debilitada salud. Se la vio junto a él en todo el proceso relativo  al doble trasplante cardiopulmonar  que él recibió en noviembre último, en Mendoza.
Sin embargo, a pesar de la fortaleza que la mujer buscaba transmitirle a su marido, días atrás el estrés le jugó una mala pasada y debió ser internada  en la habitación contigua a la del cantante, por un cuadro intestinal. "Olga sufrió mucho estrés, pobre mujer, está sufriendo una batalla y el estrés le ha pasado la cuenta", manifestó el médico cardiocirujano Claudio Burgos en ese momento.
Anoche, luego de conocida la noticia de la muerte de Sandro, Mirtha Legrand reveló al canal América Noticias la conversación telefónica que mantuvo con Olga tras el acontecimiento.
La diva contó que Olga expresó que con el fallecimiento de su marido "se ha muerto un rey". Y, como Sandro la calificó en aquella entrevista, Olga fue la "reina" que apareció en su vida, a sus 59 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario