domingo, 16 de junio de 2013

PORFIRIO RUBIROSA Y ODILE RODIN


Porfirio Rubirosa Ariza  fue un polifacético diplomático dominicano, y un reconocido playboy que se hizo famoso por sus matrimonios con bellas y ricas mujeres de la alta sociedad.
Su fama de conquistador inspiró el personaje de James Bond. En su último libro, el escritor norteamericano Truman Capote habla del pene de Rubirosa como algo de descomunal tamaño. En la Jet set estadounidense y europea se le conocía como Rubi.
A pesar de no contar con una buena apariencia, Rubirosa inició una vida legendaria de playboy gracias a su estilo caballeresco y su don de gente. Poseedor de un cinísmo ysex appeal únicos, de gran persistencia, dotado con el don de la palabra y grata conversación, conquistó y desposó a mujeres bellas y ricas: Danielle DarrieuxDoris Duke y Barbara Hutton, consideradas entre las mujeres más ricas y afamadas de la época. Su fortuna se amasó principalmente en los arreglos de divorcios que obtuvo cada vez que su relación marital terminaba.
Sostuvo también relaciones extra-maritales con Jayne MansfieldZsa Zsa Gabor,Veronica LakeAva GardnerMarilyn MonroeDolores del RíoKim NovakRita Hayworth y Soraya Esfandiary (ex princesa de Irán), entre otras. Se cuenta que trataba con cortesía «a todas las mujeres, jóvenes o viejas», por lo que mantenía la amistad de sus antiguas conquistas. Pero según escribió Truman Capote en su libro Plegarias atendidas, la principal arma de Rubirosa era su miembro viril, de once pulgadas de longitud (casi 30 cm.) «y tan grueso como la muñeca de un hombre». Sus afanes de conquista eran tales que Zsa Zsa Gabor afirmó: «Por alcanzar a la mujer que desea, es capaz de romper paredes con las manos».
A Porfirio Rubirosa se le atribuye1la célebre frase:-"Para conquistar mujeres ricas no hay que ser rico, solo aparentarlo..."-
Su último matrimonio fue a los 47 años en 1956 con una actriz francesa de 19 años de edad llamada Odile Rodin.
Rubirosa fue además a costa de sus mujeres, piloto de Fórmula 1 para Ferrari, buscador de tesoros en el mar Caribe, piloto de bombardero B-25, y además un avezado jugador profesional de polo; incursionó incluso como boxeador si bien sólo para subsistir y pronto desistió.
Como político, incursionó con audacia como lo hacía en el amor; fue embajador en La Habana al momento del triunfo de la Revolución Cubana. Luego de la muerte de su protector Rafael Trujillo se le destituyó de su cargo de inspector de embajadas, en 1962, terminando así una extravagante carrera diplomática.
Murió el 5 de julio de 1965 en un controvertido accidente automovilístico en París en que un testigo informó que el auto deportivo Ferrari descapotable de Rubirosa transitaba a gran velocidad por la avenida y repentinamente dobló y embistió de lleno contra un árbol, algunos dicen que fue un accidente; pero todo apunta a un suicidio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario